Invertir a los 20 años: 7 consejos para aprovechar tu juventud

Inicio Mi momento entre los 20-30 años

Educación en finanzas e inversión

Invertir a los 20 años: 7 consejos para aprovechar tu juventud

Cómo y en qué invertir cuando eres joven

Tiempo de lectura / 2:30 min aprox

Compartir este contenido:      

 

Invertir correctamente desde que se es joven permite tener un mejor futuro económico y alcanzar las metas a corto, mediano y largo plazo.

Si inviertes desde temprano en tu vida, podrás aprovechar algunos beneficios, como el interés compuesto. Si no sacas provecho de este interés cuando tienes 20 años perderás una parte importante de las ganancias.


A los 20 años comienzas a planear tu vida y los objetivos personales y profesionales que quieres conseguir. Probablemente en esta etapa goces de una mayor libertad económica, por no tener grandes compromisos, responsabilidades o gastos que enfrentar.

Es la etapa en la que culminas tus estudios universitarios y comienzas a recibir una remuneración de acuerdo con tus conocimientos y habilidades, que seguramente querrás ampliar y mejorar con los años.

El tiempo está de tu lado. Si empiezas a ahorrar e invertir desde ahora, tendrás un mejor futuro. Además, empezar desde temprano te permitirá explorar y descubrir las mejores oportunidades de inversión según tus objetivos y planes financieros. Estos son algunos consejos que puedes seguir para invertir y sacar provecho de tu juventud:

1. Traza tus objetivos financieros

Antes de comenzar a invertir debes pensar en lo que quieres lograr, de forma que puedas identificar cuáles activos e inversiones te permiten alcanzar tus objetivos y metas a corto, mediano y largo plazo. Si se trata de objetivos a corto plazo, la inversión será distinta de si se trata de metas a largo plazo.

Si, por ejemplo, ahorras desde ya para tu jubilación, probablemente inviertas en bonos y acciones, y puedas ser más arriesgado, porque tendrás el tiempo a tu favor para lidiar con las subidas y bajadas del mercado. Pero si buscas invertir para algo que desees alcanzar en doce meses, como realizar un viaje, buscarás un producto que ofrezca mayor liquidez para recuperar el dinero rápidamente y con poca volatilidad.

Pregúntate cuál es el objetivo que quieres alcanzar con ese dinero y cuándo vas a necesitarlo para que hagas la mejor inversión posible.

2. Ten un fondo de emergencia

Contar con un fondo de emergencia o un “colchón financiero” es de gran ayuda ante situaciones imprevistas, como pérdida de empleo, problemas de salud o gastos inesperados que requieran mucho dinero.

Los asesores financieros siempre recomiendan tener entre tres a seis meses de ahorros que puedan costear los gastos de manutención básicos, como alquiler, comida y servicios públicos, entre otros. Así tendrás seguridad financiera ante cualquier emergencia o imprevisto sin tener que endeudarte, y conseguir tiempo a tu favor para solventar el problema.

3. Aprovecha el interés compuesto

El interés compuesto es la ganancia que resulta del interés aplicado a la suma del capital inicial más el interés simple; el resultado es un monto que aumenta más rápidamente que si se aplicara solo un interés simple.

Mientras más temprano inviertas, mejor podrás disfrutar de los beneficios del interés compuesto. Supongamos que inviertes 1.159.350 pesos colombianos (COP) al mes desde los 20 años y no te detienes hasta que llegas a los 60 años. Con una tasa de interés del 8% durante esos cuarenta años habrás acumulado más de 3.890.500.000 COP.

De allí que la mejor edad para aprovechar los beneficios del interés compuesto sea la juventud. Si comienzas más tarde podrás perder muchas ganancias que luego serán imposibles de recuperar.

4. Invierte en ti y en tu formación

Adquirir nuevas herramientas y habilidades se traduce en mejores oportunidades laborales y en cargos más importantes. De allí que una de las mejores inversiones que puedas hacer a lo largo de tu vida es invertir en tu educación.

No olvides que las empresas pagan por tu experiencia y por lo que sabes hacer. Si creces personal y profesionalmente también lo harás financieramente. Recuerda que buena parte del dinero para tus inversiones lo obtienes de tu trabajo.

5. Sal de tus deudas

A los 20 años probablemente tengas deudas relacionadas con préstamos estudiantiles, de vehículos o tarjetas de crédito que afectan tu historial crediticio.

Si no sales de tus deudas, afectas tu capacidad de cumplir tus otros objetivos financieros. Por ejemplo: si ganas cinco millones de pesos al mes, pero debes usar dos millones para pagar deudas, reduces tu flujo de caja y solo te quedan tres millones.

Y si esperas mucho tiempo, la acumulación de intereses puede hacer que pierdas mucho dinero al pagar tus deudas. Eliminar tus deudas es un paso muy importante para cumplir tus objetivos de inversión. Si tienes más de una deuda, procura reducirlas con el paso del tiempo, hasta que te liberes de ellas.

6. Apuesta por la diversificación

Ten un portafolio diversificado con inversiones en diferentes clases de activos e instrumentos financieros. Esto te permitirá minimizar riesgos ante la volatilidad del mercado, mientras trabajas para conseguir tus objetivos a largo plazo.

La configuración del portafolio dependerá del dinero que destines para invertir, de tus metas a largo plazo y tu tolerancia al riesgo.

7. Mantén buenos hábitos financieros

Ahorrar no solo debe ser parte de tu estrategia de inversión; es una práctica que debes incorporar a tus hábitos financieros. Ve el dinero como una herramienta para alcanzar metas; esta visión te ayudará a tener la disciplina de guardar un porcentaje de tu dinero para cumplir esas metas y de decidir mejor en qué gastas tu dinero.

Invertir a tus 20 años y tener mejores conocimientos financieros es de los mejores pasos que puedes tomar para obtener rentabilidad en el futuro.

Puntos principales (5 puntos importantes del contenido)

● A los 20 años comienzas a construir tu vida y a decidir los objetivos que deseas conseguir, algo que está estrechamente ligado con lo financiero.
● Invertir en la juventud, etapa en la que probablemente no tienes grandes compromisos, responsabilidades o gastos que enfrentar, te permite ser más arriesgado en el mercado para obtener rentabilidad a futuro.
● Si inviertes desde temprano podrás explorar y descubrir las mejores oportunidades de inversión según tus objetivos y planes financieros.
● Tus objetivos financieros definirán tu tipo de inversión. Si se trata de objetivos a corto plazo, la inversión será distinta a si se trata de una meta a largo plazo. En algunos casos buscas liquidez y en otra rentabilidad.
● No olvides tener un fondo de emergencia que te permita cubrir tus gastos de manutención ante situaciones imprevistas, como pérdida de empleo, problemas de salud o gastos inesperados.

Contenidos recomendados

3

Educación para el retiro

Disminuye tu Brecha Pensional

4

Educación en finanzas e inversión

Aprendizajes de las crisis económicas del pasado

+